El Escondite, un refugio para los celíacos de Zaragoza

El bar zaragozano El Escondite ganó recientemente la categoría de mejor tapa aragonesa con una propuesta de pan de borraja y ternasco. La elaboración, cargada de sabor, llamó la atención del jurado y de clientes que durante el último mes se han acercado a conocerla, pero esa tapa contaba con un argumento especial, y es que el pan con el que está elaborada no contiene gluten, lo que la hace apta para celíacos, ya que el resto de ingredientes tampoco lo lleva.

Como su nombre sugiere,este bar zaragozano está discretamente ubicado, en la zona residencial del parque Miraflores. A pesar de este céntrico emplazamiento, difícilmente se acercaría mucha gente a este establecimiento sin conocer previamente su existencia, así que a sus socios decidieron hacerse notar para intentar captar a nuevos clientes. Y lo han conseguido gracias al último Concurso de Tapas de Zaragoza.

Luis Ángel Vicente y Javier Fraj, empezaron ofreciendo algunas alternativas para un picoteo sin gluten; y a día de hoy, esa idea ha dado un giro radical y prácticamente todo lo que sale de su cocina lo pueden comer los celíacos.

Además, en la propuesta ganadora del último concurso de tapas se resume buena parte de su ideario culinario: mimo e imaginación al elaborar el pan sin gluten; apuesta por la cocina sin prisas a la hora de guisar el cuello y el tajo bajo del ternasco, y una buena dosis de paciencia para deshuesarlo y montar la tapa.

Durante los fines de semana, la barra se viste de más argumentos para el picoteo. Los que tienen mejor acogida entre la clientela son las cazuelitas de garbanzos con bogavante, los huevos rotos con foie micuit y jamón, y dos recetas tan sencillas como efectivas, siempre que la materia prima sea de calidad: los chipirones a la plancha y el montadito de sardina rancia acompañado de una rodaja de tomate y ajoaceite.

El bacalao es otro de los productos que se trabaja con mimo y una tapa que en este bar ha dado mucho que hablar ha sido la ‘Ecce Homo’, un homenaje a Cecilia Giménez, que incorpora solomillo de cerdo escabechado, una lámina de bacalao y paté de olivas.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS