Tania Castelo gana el concurso gastronómico Xuventude Crea desde su condición de celíaca

La gallega Tania Castelo es de esas personas echadas para adelante que le gusta probar cosas nuevas y dar giros inesperados a su vida, por lo que no lo pensó dos veces cuando surgió la oportunidad de presentarse al concurso Xuventude Crea en la categoría de Gastronomía, aunque ella nunca ha recibido ningún tipo de formación como cocinera.

Sus estudios han ido siempre encaminados en otra dirección que poco tiene que ver con los fogones, puesto que acaba de terminar el grado de Publicidad y Relaciones Públicas y está haciendo un máster sobre Planificación Turística. Sin embargo, como ella misma confiesa, «siempre me gustó cocinar e ir probando con nuevos ingredientes». Con todo, lo destacable de este caso es que el origen de esta afición está en que es celíaca, con lo cual tiene limitaciones porque no puede elaborar nada que tenga gluten.

«Los productos que hay en el mercado para personas como yo suelen tener más grasa y azúcares, por lo que comencé a prepararme mis propias recetas con alimentos que sí podía tomar, y, a día de hoy, no tengo ningún tipo de limitación a la hora de cocinar unas croquetas, por poner un ejemplo», reconoce la gallega, que para el concurso Xuventude Crea presentó una propuesta bautizada como Paté enxebre.

Una de las condiciones de este certamen impulsado por la Xunta de Galicia era que los platos debían estar elaborados con productos gallegos con denominación de origen, así que a Tania no se lo ocurrió otra idea que juntar en su receta pimientos de Herbón, mejillones y queso de Cebreiro, un último ingrediente que utilizó a modo de comodín, puesto que en otra propuesta lo sustituyó por uno suave sin lactosa; y, en una tercera, por uno vegano elaborado con anacardos y vegetales.

De las tres recetas, y debido a su intolerancia, Tania Castelo solo pudo comer la última, con lo cual fue a ciegas con las otras dos, «solo podía probarlas un poco, apenas mojar la lengua». En la primera fase del concurso, los participantes debían enviar sus propuestas explicadas por escrito y acompañadas de fotos, y cuál fue la sorpresa de la joven noiesa al recibir un correo diciéndole que era finalista y que debía preparar su Paté enxebre en directo y para un jurado de expertos.

Ni así se amilanó Castelo, que al llegar al Centro Superior de Hostelería de Galicia -donde se celebró el certamen- descubrió que todos sus contrincantes estaban estudiando distintos ciclos relacionados con la gastronomía. «Cuando nos dieron los mandiles para cocinar, veo que todos se fueron a poner el uniforme e incluso los zapatos, y yo no había llevado nada», confiesa la nueva cocinera, a la que tuvieron que llamar dos veces para que se enterara de que era la ganadora.

«Yo solo estaba pensando: ‘Vaya estropicio que lie’, y ni me di cuenta de que me habían nombrado». Tania Castelo recibirá dentro de unas semanas un cheque de 3.000 euros por ganar este concurso, un premio que demuestra su teoría de que es bueno arriesgarse y probar cosas nuevas. «Yo suelo apuntarme a todo lo que me llama la atención. Me gusta mucho el mundo de las ideas, porque la creatividad siempre la puedes aplicar a todo lo que te propongas».

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

Organizaciones

Más noticias