Una cafetería irlandesa pide un certificado médico que pruebe que los clientes son celíacos

Cada vez son más personas las que deciden comer sin gluten, incluidas muchas que no son celíacas, ya sea por cuestiones de salud o simplemente para subirse al carro de la moda... pues bien, este último tipo de clientes no parece gustarle al propietario de la cafetería irlandesa Dublín White Moose Café, que les ha declarado la guerra a juzgar por una serie de posts compartidos desde Facebook.

Todo empezó con una clienta que no era celíaca y pidió tortitas sin gluten. De hecho, según el propietario de la cafetería, dicha clienta ni siquiera sabía que significaba esta condición: "ni siquiera sabía lo que significaba el término y acabó pidiendo, de todos modos, tortitas normales, con gluten", según comenta el dueño de la cafetería en Facebook.

Pues bien, quizás como mecanismo de provocación, en la actualidad, en White Moose Cafe los clientes no pueden pedir platos libres en gluten sin un certificado médico que pruebe que consumirlo es perjudicial para su salud. "A partir de ahora, es necesario que aquellos que exijan alimentos sin gluten muestren un certificado médico que pruebe que se sufre la enfermedad celíaca. Los clientes que se han apuntado a la moda anti-gluten, que ni siquiera saben lo que es el gluten, pueden comer comida regular como todos los demás", explican desde el establecimiento.

El post trajo consigo una avalancha de likes, pero también suscitó comentarios airados de aquellos que consideraron que el mensaje era ofensivo. Sin embargo, esto no amansó la actitud del propietario de la cafetería, que contestó de forma todavía más brutal a algunos de los críticos, diciendo que no hacía falta que volvieran.

Lo siguiente fue ofrecer un sarcástico consejo para aquellos que se habían sentido "heridos", al comentar que "estamos regalando vendas para cualquier persona cuyos sentimientos hayan sido heridos en los últimos días. Las vendas vienen en diferentes tamaños dependiendo de lo idiota que seas".

Paul Stenson, el propietario de la controvertida cafetería, reconoció poco después que muchos internautas no estaban contentos con los mensaje de Facebook, y que él sabía el porqué: "Muchos de ellos están muy molestos", dijo. "¿Pero usted no lo estaría si le llamaran superficial e imbécil?"

Stenson tiene claro que su actitud fue la adecuada y ha afirmado que no tiene ninguna intención de cambiarla en un futuro: "El día que cambie la forma de gestionar mi página de Facebook será el día que me muera". De hecho, no es la primera pelea que ha protagonizado, ya que previamente también tuvo problemas con los veganos.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS