Dos de cada diez celíacos se informan sobre su intolerancia sólo en Internet

Lucas era un bebé de 7 meses que murió hace tiempo con apenas 4 kilos de peso, la mitad de lo que debía pesar por su edad. Este bebe era alimentado por sus padres con leche de quinoa porque, sin mediar diagnóstico médico previo, decidieron no darle ni lactosa ni gluten. Cuando le hicieron la autopsia su estómago estaba vacío.

Las personas intolerantes al gluten, antes de ser diagnosticadas, tienen hinchazón de estómago, falta de apetito, problemas de tránsito intestinal, vómitos y dolor... y a pesar de que se trata de una enfermedad relativamente frecuente, un 21 % dice que tardó más de cinco años para dar con el problema de sus dolencias.

Además, una vez diagnosticados en su centro sanitario, un 33 % de los afectados no recibe información sobre cómo seguir una dieta sin gluten correctamente. De esta manera, dos de cada diez afectados por la celiaquía, en vez de acudir a un médico, simplemente consulta en Internet cuál debe ser su tratamiento.

Estos datos acaba de darlos a conocer la Asociación de Celíacos de Cataluña, que ha hecho a una encuesta a 1.210 pacientes y 90 digestólogos.

Su presidenta, Olga Cuesta, ha advertido de que un menú mal elaborado puede tener efectos secundarios adversos, ya que para un celíaco, la ingesta de 50 miligramos diarios de gluten, que pueden ingerirse a través de una contamanación cruzadas, es decir, de alimentos con gluten de otros productos cercanos, «ya destruye las vellosidades intestinales y puede tener consecuencias muy graves a medio y largo placzo en un paciente».

Cuesta explicó que una contaminación cruzada, a largo plazo, «puede producir anemia, ferropénica, linfoma, problemas de crecimiento, osteoporosis e infertilidad» a la vez que advierte de que "una tercera parte de los pacientes, un 35 %, admite no ser consciente de estos efectos secundarios".

El problema es que en Internet, se puede encontrar de todo. Hay webs que hablan de «dietas sin gluten», como una moda más para adelgazar, y otras donde se asegura que se puede curar o se trata la enfermedad como una intolerancia por grados.

Para evitar todo este ruido, la Asociación de Celíacos de Cataluña colabora con el Colegio de Médicos de Barcelona, que dispone del programa «Web médico Acreditado (WMA)» para revisar el contenido de las páginas web y ofrecer un mejor servicio a los pacientes. El gerente de WMA, Berenguer Camps, informó de que se ya han abierto expedientes por web poco adecuadas con contenido poco riguroso.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS