Cómo comer sano y sin gluten en reuniones de trabajo, conferencias y congresos

Acaba de publicarse un documento titulado "Comer sano y moverse… en reuniones de trabajo, jornadas y congresos" en el que se ofrecen diversas recomendaciones para ayudar a organizar reuniones laborales, jornadas o congresos que no interfieran con la salud y los buenos hábitos que deben primar en la sociedad, y que está especialmente dirigido a los celíacos y a  ciudadanos con otras intolerancias alimentarias.

Se trata de una sencilla herramienta que ha elaborado la Agencia de Salud Pública de Cataluña con la colaboración de la Secretaria General del Deporte y con el apoyo de la Asociación Celíacos de Cataluña y la Asociación Catalana de Alergias Alimentarias, Immunitas Vera, que lanza diversas ideas para ofrecer aperitivos o comidas saludables, y motivar a moverse, caminar, subir escaleras…

Muchas veces se culpa al trabajo de llevar una vida sedentaria y una alimentación poco saludable por no poder organizarse las comidas, y lo cierto es que comer o picar algo en algunos lugares prácticamente imposibilita elegir un alimento o producto saludable

Este documento, enmarcado en el Plan Integral de Promoción de la Salud (PAAS) y el Plan Interdepartamental de Salud Pública (PINSAP) ofrece recomendaciones para ayudar a organizar reuniones laborales, jornadas o congresos que no interfieran con la salud y los buenos hábitos que deben primar en la sociedad.

Entre las recomendaciones saludables que incluye el documento, destacan las de realizar pausas activas en el trabajo, haciendo estiramientos o alguna otra actividad, como formas fáciles de evitar largos ratos de inactividad física.

Según este trabajo, para mejorar la calidad, el equilibrio nutricional y la sostenibilidad de las comidas en reuniones y jornadas, conviene priorizar los alimentos y las preparaciones propios del área mediterránea, estacionales y de proximidad.

Debido a los largos períodos de inmovilidad física, y en espacios cerrados, es bueno utilizar preparaciones gastronómicas suaves, refrescantes y en raciones pequeñas que faciliten la continuidad de la jornada de trabajo. Además, si las raciones son menudas, es más fácil evitar el desperdicio de alimentos.

En cualquier caso, los comensales siempre pueden repetir de alguna porción de alimento. Se debe garantizar la presencia de agua en abundancia, que debe ser la principal fuente de hidratación, y conviene evitar las bebidas alcohólicas y las bebidas azucaradas. Además, se puede dejar fruta al alcance de todos durante toda la jornada.

En todas las propuestas de comidas, hay que incluir siempre alguna opción sin carne, pescado, productos lácteos y huevos con el fin de garantizar que las personas que no comen productos de origen animal dispongan de alternativas.

También hay que prever opciones sin gluten (para personas con celiaquía), así como propuestas adaptadas a intolerancias y alergias alimentarias. Por este motivo, se recomienda incluir en los formularios de inscripción un apartado de requerimientos alimentarios especiales.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS